El periodismo digno cuenta las guerras. El indigno, se arrodilla ante ellas.