JOSÉ COUSO, CONTRA LA IMPUNIDAD DE UN CRIMEN DE GUERRA